En 2017 el 100% de nuestros proyectos pasan a modelarse en BIM

Desde recorridos virtuales del proyecto a metrajes y modificaciones de planos para obra en tiempo record.

Así como en los 90’s los sistemas CAD introdujeron en nuestra profesión un cambio tecnológico tanto en la concepción como en la metodología de trabajo, el actual desarrollo y consolidación del sistema BIM (Building Information Modeling) nos introduce en un nuevo cambio de paradigma en proyectos de Arquitectura e Ingeniería.

Este programa, BIM, es un “modelado inteligente de edificios”, que relacionan el modelo 3D con “metadatos” que contienen información del mismo como: documentos gráficos, materiales y metrajes, etc. permitiendo así optimizar la coordinación de instalaciones, la documentación del proceso, la visualización tridimensional, el control de cambios durante el proyecto y obra, así como el management de uso y mantenimiento, lo que nos da una mayor productividad del tiempo dedicado al proyecto.

¿Cómo dibujamos hasta hoy los proyectos?

La gran masa de la industria de la construcción se maneja con planos concebidos en 2 dimensiones, es decir los sistemas CAD, que en principio apuntaron a la digitalización del dibujo desde una perspectiva conceptual tradicional de representación. Lo que a la hora de realizar un proyecto, nos da como desventaja un gran número de archivos no vinculados que hay que integrar y que no siempre tienen coherencia entre sí. Además, el sistema CAD se basa en un dibujo indirecto de puntos, líneas y conjuntos dispuestos en una serie de capas de color que representan un sistema de impresión de puntas que cada arquitecto o ingeniero personaliza. Es decir, lo que veo en el monitor es información que traducida a un archivo de puntas me da la expresión de un plano que no es universal.

Por otra parte, a partir de esta información puedo contabilizar las unidades de elementos que componen el proyecto y que están dispersos en plantas y secciones. Pero por ejemplo, para saber la cantidad de ventanas de un proyecto determinado, tendré que consultar todos los planos, revisarlos y de ahí obtener un conteo que no siempre “cierra”. Esta incapacidad del sistema de relacionar la información, se traslada también al modelado 3D, donde a partir de las plantas y secciones obtendré un modelo digital al que luego de asignarle texturas, iluminación, etc. y me permitirá una expresión tridimensional. Siendo los modelos 2D y 3D independientes en su concepto de elaboración, nos exige la utilización de programas específicos para cada uno.

¿De qué se trata BIM (Building Information Modeling)?

Para ser más claros, nos permite diseñar edificios de la misma forma en la que son construidos y recoger la información aportada por distintos profesionales en un único diseño centralizado, aprovechando así todos los datos que se emplearán en el ciclo de vida del proyecto. Además fácilmente se pueden realizar simulaciones estructurales, energéticas, detectar y resolver problemas en las diferentes fases del proyecto y construcción, lo que supone un importante ahorro de costos, tiempo, control de calidad y mejora en la sostenibilidad del proyecto.

En lugar de dibujar líneas y puntos, dibujamos o definimos “elementos u objetos” con cualidades reales. Por ejemplo, si expresamos un muro, este se encuentra asociado a sus componentes constructivos y a un determinado tipo de expresión 2D y 3D. Una vez definido, podremos saber de ese muro las cantidades de material asociado, costos, y cómo y dónde se ubica en el proyecto. Si realizo un cambio en las propiedades de ese “objeto muro”, el programa reconocerá los datos asociados y los actualizará en tiempo real, tanto las cantidades y cualidades asociadas, como los documentos (plantas, secciones y detalles) donde aparece.

La implantación de sistemas BIM ha comenzado a ser obligatoria para la construcción de edificios públicos en algunos estados de EEUU, en algunos países de Europa y Asia.

¿Qué ventajas tiene?

  • Mejor coordinación.
  • Obtenemos toda la información necesaria del modelo digital para la construcción del edificio.
  • Integridad e intercambio de los datos entre todas las partes involucradas.
  • Facilita la relación con el cliente: poder mostrarle al cliente cómo va avanzando el diseño de la obra en 3D sin duda es un plus muy valorado.
  • Diseño y mejor calidad de detalle.
  • Control de la información del proyecto: La base de datos de BIM, se convierte en la fuente de toda la información del proyecto: costos, ubicaciones, etc.
  • Estimar costos de forma más detallada, programar el management de la obra, o generar imágenes a partir de los modelos.
  • Controlar que el coste de un proyecto y de una obra se ajuste al presupuesto previsto es básico para su viabilidad y éxito.
Compartir

Post Details

Categoría

Noticias,

Etiquetas

Date

21 julio, 2017

Author

Sitio